Nombres Hebreos

Escoger un nombre hebreo para un bebé es una gran responsabilidad, pues éste trazará un camino para el alma y el cuerpo del individuo, y puede determinar su futuro.

 

Ya había realizado el Brit Miláh (pacto de circuncisión) en el bebé de ocho días, ya se habían recitado los rezos que introducen al niño al pacto de Avraham y finalmente llegó el tan esperado momento - el nombre del recién nacido estaba por ser anunciado. Los invitados anticipaban ansiosamente la excitante noticia. Tradicionalmente, el nombre hebreo de un bebé no es revelado a nadie hasta el momento en que se hace el Brit Miláh. Y de la misma forma, el nombre de una bebé no es revelado hasta que es nombrada en la Sinagoga durante la lectura de la Toráh. 

 

Un Nombre del Cual Estar Orgulloso

Comparto esta historia: "Un padre estaba acurrucado junto a su propio padre (el abuelo del bebé) quien había sido honrado con la recitación del rezo del nombramiento. Levantando una copa de vino, el abuelo recitó: "Elohim nuestro y de nuestros padres, preserva a este hijo para su padre y su madre, y que su nombre sea llamado en Yisra'el...". El abuelo esperó que su hijo le murmure el nombre... "Yoel" (susurró el padre del bebé). El abuelo se sorprendió mientras que lágrimas se alojaron en sus ojos. Su voz tartamudeaba mientras que sus labios temblaban de emoción. Su nuevo nieto había sido llamado como su propio padre (el bisabuelo del bebé). También los invitados comenzaron a lagrimear pues todos recordaban a Yoel Pfeiffer. Al final de los años 30, Yoel fue forzado a escapar de Alemania la noche después de su casamiento. Pudo irse a Inglaterra y al llegar fue encarcelado por la sospecha de que era un espía. Permaneció en tierra Británica durante la guerra hasta que le fue posible emigrar a Canadá donde se reunió con su esposa. Yoel Pfeiffer empezó su vida nuevamente en Montreal. Con casi nada más que perseverancia construyó una familia, un negocio, y una herencia de buenas acciones. En la comida festiva del Brit Miláh, el joven padre recordó el cariño que le tenía a su abuelo y explicó cómo él y su esposa quisieron honrarlo y lo mucho que deseaban transmitirle su fuerza de carácter a su nuevo hijo, Yoel Pfeiffer".

 

El mohel (el que hace la circuncisión), esta generalmente involucrado en escoger nombres adecuados para los hijos. El consejo que se da a los padres está basado en tres principios:

  1. Usa el nombre exacto de la persona que deseas honrar, o al menos un nombre que tenga el número de las mismas letras contenido en su nombre hebreo.
  2. Asegúrate de que el nombre de tu hijo sólo tenga connotaciones positivas.
  3. Usa un nombre del cual tu hijo estará orgulloso. ¡Recuerda! el nombre de tu hijo es su identidad.

 

(en el costado derecho de la pagina hay varios nombres masculinos y femeninos, a la hora de elegir un nombre, elija el que el Eterno marque en su corazón, ya que los "nombres" marcan a la persona, y esto esta demostrado en el Tanaj)